MATERNIDAD SEGUNDA PARTE

Hoy amanecí muy melancólica y el clima no me ayuda, esta lloviendo a cantaros y el cielo esta oscuro, triste y muy depresivo, suena un poco loco, pero amo los días como hoy, cuando era niña mi madre nos acotaba todos en la misma cama con un cobija enorme y estábamos allí pasando la lluvia tomando chocolate. Así que en el día de hoy me ha entrado un estado depresivo por decirlo así recordando a mi nena y mi tripa de embarazada.

En un post anterior hable hasta el mes cinco de embarazo o semana 20, pude ver la luz del sol, en el tercer trimestre se me habían pasado los malestares diarios, solo tenia los matutinos, no sentía contracciones y podía tener una vida fuera de mi cama relativamente inverne en el primer trimestre y el segundo trimestre, no tenía ánimos de nada y lo acepto soy floja.

Cuando fui a la cita de la semana 25 a ver como iba mi embarazo y como estaba el tsunami aún sin saber su sexo, recuerdo que ese día estaba enojada porque el papá de mi hija no me había recogido a tiempo y la cita era a una hora especifica porque mi ginecólogo solo viajaba a mi pueblo por dos chicas y si no cumplían tenían que regresar la otra semana. Ese día estaba que echaba fuego, pero llegamos a tiempo, sin embargo el tsunami no se dejo ver.

En la semana 27 me fui a una lugar que hacen ultrasonidos sin control alguno y dije hoy es el día ¡tengo que saber el sexo ya! quería saber que sexo era pues tenía dos nombres elegidos desde antes que los concibiera si era varón se llamaría Lucas Santiago y si era niña Leah Victoria, pero necesitaba con urgencia saber el sexo para empezar a volverme locas con las compras. Al final la institución no falla y desde el día uno sabia que sería niña y no fue sorpresa saberlo.

La semana 30 comencé a caminar y tratar de tener una vida activa, porque en las semanas anteriores mi ejercicio físico fue de la cama al retrete a vomitar y viceversa, mi madre se la pasaba diciéndome en cada llamada que me hacia tienes que caminar no puedes estar tirada en la cama, y yo le contestaba mamá no tengo ganas ni de ir a la terraza, me siento fatal desde la semana 31 mi hija empezó a moverse aún más y cada vez sentía cólicos con más intensidad recuerdo que en la semana 32 un miércoles el padre de mi hija me llamó para comprar los pañales desechables y me dijo que pasaría a recogerme para ir a comprarlos nos fuimos a caminar todo el lugar escogiendo los mejores según nosotros, al final escogimos los comerciales, porque era tan grande el cólico que decidí irme a casa. Estando en la casa mi madre se quedo conmigo las ultimas semanas para que no estuviera sola le dije que me sentía mal y que me iba acostar que caminar me ha hecho mal, y me estaba agotada, a parte que nunca se me hincharon los pies y ese día empecé a notar que estaban reteniendo líquidos.

A eso de la media noche empieza la labor de parto real, como sentía bastante fuerte los cólicos y la barriga estaba demasiado dura y mi tsunami no paraba de moverse me puse nerviosa y levante a mi madre diciéndole que estaba sangrando. Mi madre se puso como loca y muy nerviosa ella a tenido tres partos, pero estaba más nerviosa que yo y empezó mi labor de 20 horas.

IMG_20140905_234227[1]

Anuncios

6 comentarios en “MATERNIDAD SEGUNDA PARTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s