LLÁMENOS LAS COSAS POR SU NOMBRE.

Nadie es profeta en su tierra. Esto lo tengo claro, pero resulta que en el transcurso de mis días al lado de mi tsunami entiendo porque hay madres que pierden la cordura en la aventura de la vida llamada “maternidad”.  Tengo recompensas por ser madre he aprendido muchas cosas en estos 27 meses llevando de la mano a mi pequeño tsunami, pero que agotador me está resultando.

Lo que menos quiero es ser perfecta, ni lo intentó, ni aspiro a serlo prefiero ir aprendiendo al paso de mi aventura con mi enana; sin embargo los berrinches me están llevando al colapso o un paro respiratorio, me falta de aire y me produce ansiedad. Soy un poco controladora en cuánto ha cada cosa que hago en mi vida y con la enana los rayones se salen de los márgenes. “Me frustro”.

Estoy en la lectura continua de libros sobre los terribles dos años, crianza afectiva, me falta leer uno que se titule “como no quedar loca con un bebé de 27 meses”. Si alguien sabe donde lo venden me avisan, ya no sé que más leer para tolerar está odisea.

Si, para mí es un odisea resulta que cada vez son más constantes los berrinches, los llantos incontrolables y los déjame sola mamá.  ¿Como una niña de dos años te dice mamá déjame sola? No comprendo, tendré que inscribirme en una escuela para padres.

Otro problema de mi día día con la enana y el más importante a mi juicio es la alimentación. Me dice no quiero comer o simplemente lo prueba y me dice mami está malo”. Lo sé hija soy pésima cocinera, pero que le hacemos”…  No podemos matarnos de hambre porque tu madre falto a todas las clases de cocina que hacia tu abuelo. En está vida hay que sobrevivir con lo que hay”…

Cosas positivas logradas:

  • Colecta sus juguetes y los ordena en su “caja mágica de juguetes” punto a tu favor  enana.
  • Me ayuda a separar ropa, “a doblar” y tenderla pasándome las horquillas, cuando lavo.
  • Al cocinar me ayuda dándome las verduras.
  • Cuando ensucia cualquier trasto de la cocina. Ella lo pone en el fregador.
  • Sabe decir gracias, por favor, lo siento hasta cuando me hace enojar y llega pacíficamente a decirme mamá perdóname no lo vuelvo hacer aunque a los diez segundos este en lo suyo.
  • Intenta arreglar la cama. El edredón lo estira y las almohadas las pone según ella en su lugar.

Al final vamos paso a paso, es colaboradora cuando quiere y hasta sabe escuchar siempre y cuando logré el objetivo que se propone, sino es así arderá troya. Sólo es cuestión de buscar redirigirila a lo que uno quiere y que aprenda a controlarse y entienda que a gritos no logramos nada. Espero que esto suceda antes de la pubertad porque si es lo contrario que me agarren confesada.

Anuncios

2 comentarios en “LLÁMENOS LAS COSAS POR SU NOMBRE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s